In English Pida Una Cita

Retinopatía Diabética

Diabetic Retinopathy

La retinopatía diabética es el resultado del daño a los vasos sanguíneos dentro de la retina (el tejido fotosensible que cubre la parte posterior del ojo) como resultado del almacenaje inapropiado del azúcar en la sangre en el cuerpo, también conocida como diabetes. Las personas con diabetes Tipo 1 o Tipo 2 pueden desarrollar retinopatía diabética. La retinopatía diabética es una de las mayores causas de ceguera en los adultos americanos y la detección oportuna y el manejo de esta son críticos para la prevención de la pérdida severa de visión.

Síntomas de la Retinopatía Diabética

Los síntomas más comunes en los pacientes quienes sufren de la retinopatía diabética incluyen:

  • Visión borrosa o doble
  • Flotadores
  • Escotoma (punto ciego)
  • Visión nocturna pobre
  • Pérdida de visión repentina
  • Dolor de ojo

Si usted tiene diabetes Tipo 1 o Tipo 2 y está experimentando cualquiera de los síntomas descritos aquí, le recomendamos que contacte los médicos de Especialistas Retina Mácula de Miami para una evaluación. Aunque no hay cura para la retinopatía diabética, nuestros médicos pueden suministrarle opciones de tratamiento efectivo que pueden preservar y, en algunos casos, mejorar su visión.

Tipos de Retinopatía Diabética

Hay dos tipos de retinopatía diabética:

  1. Retinopatía diabética no proliferativa (NPDR)
  2. Retinopatía diabética proliferativa (PDR)

La retinopatía diabética no proliferativa (NPDR), en sus etapas iniciales, conllevan al daño de los pequeños vasos sanguíneos en la porción central de la retina. Cuando el daño permanece sin detectar, esos pequeños vasos sanguíneos pueden filtrar sangre, fluido o material graso y causar pérdida de visión. La NPDR es el tipo más común de retinopatía diabética. Si no se trata, la NPDR puede conllevar al Edema Macular Diabético (DME) lo cual es la inflamación de la mácula, el área pequeña en el centro de la retina la cual es crucial para la visión clara. La isquemia macular también se puede desarrollar cuando los vasos sanguíneos en la mácula se cierran y no permiten el suministro de sangre a la mácula para su correcto funcionamiento. Tanto el DME como la isquemia macular pueden resultar en la pérdida de visión, lo último siendo irreparable.

La retinopatía diabética proliferativa (PDR) es la etapa más severa de la retinopatía diabética. Durante esta etapa, el cuerpo activa el crecimiento anormal de vasos sanguíneos como respuesta a la falta de oxígeno en la retina. Desafortunadamente, estos vasos sanguíneos son frágiles y sangran dentro del gel vítreo el cual llena el interior del ojo causando de esta manera la pérdida severa de visión. El tejido cicatrizante puede también desarrollarse causando un desprendimiento de retina traccional y, en algunos casos, la pérdida permanente de la visión.

Diagnóstico de Retinopatía Diabética

Como cualquier otra enfermedad retinal, la retinopatía diabética es diagnosticada a través de examen físico y pruebas auxiliares las cuales incluyen las siguientes:

  • Prueba agudeza visual
  • Prueba tonometría
  • Examen Lámpara de Hendidura
  • Examen fondo de ojo con pupila dilatada
  • Angiografía de fluoresceína
  • Tomografía coherencia óptica (OCT)

Los médicos de Especialistas Retina Mácula de Miami determinarán el tipo y la severidad de la enfermedad y la mejor opción de tratamiento para usted.

Tratamiento de Retinopatía Diabética

Aunque la retinopatía diabética no puede ser curada, varias opciones de tratamiento están disponibles las cuales se enfocan en disminuir o detener el progreso de la enfermedad, y en algunos casos, mejorar la visión.

Especialistas Retina Mácula de Miami ofrece las siguientes opciones de tratamiento para el efectivo manejo de retinopatía diabética:

  • Inyecciones intravitreales anti-VEGF (Factor Crecimiento Endotelial) (i.e. Avastin, Lucentis, Eylea)
  • Inyecciones de esteroides (i.e. Kenalog, Triesence, Ozurdex, Iluvien)
  • Fotocoagulación láser focal
  • Fotocoagulación láser panretino
  • Cirugía de vitrectomía

Inyectando anti-VEGF y/o drogas esteroides dentro del ojo ayudan a disminuir y controlar el VEGF y los niveles de citoquinas inflamatorias en el microambiente retinal y por ende disminuye la filtración desde los vasos sanguíneos dañados en la retina. Hoy en día, los medicamentos inyectables son la norma de cuidados en el tratamiento de DME y con frecuencia pueden ser combinados con la terapia de láser para los mejores resultados.

Las terapias de láser involucran el uso de energía láser para sellar los vasos sanguíneos filtrantes o causar el recogimiento de los vasos sanguíneos anormales. La terapia de láser puede ser utilizada para disminuir los niveles VEGF en la retina los cuales se cree son los responsables de la formación, crecimiento y filtración de los vasos sanguíneos anormales. Para lograr los mejores resultados, múltiples sesiones de tratamientos pueden ser requeridas.

La cirugía de vitrectomía está reservada para aquellos pacientes quienes tienen manifestaciones de la retinopatía diabética proliferativa, tales como hemorragia vítrea o desprendimiento de retina que no pueden ser tratados solo con láser o inyecciones. Este procedimiento involucra la extracción del gel vítreo y la hemorragia, y la remoción de los vasos sanguíneos anormales y el tejido cicatrizante. El gel es luego reemplazado con fluido, aire, gas, o aceite de silicón, dependiendo de la severidad de la retinopatía diabética.

¿Puede la Retinopatía Diabética causar ceguera?

La retinopatía diabética puede conllevar a la pérdida severa de visón y ceguera cuando no es tratada. Los factores más importantes en el manejo de la retinopatía diabética son el control del azúcar en la sangre y de la tensión arterial, consumir una dieta sana, y participar en un régimen de ejercicios regularmente combinados con exámenes de vista rutinarios y tratamientos médicos efectivos.

La clave para prevenir el severo impedimento de visión es la detección oportuna. Por favor contacte nuestros médicos de Especialistas Retina Mácula de Miami para programar su examen de ojo diabético.